Ven y Corre Mi Tierra.

Regresando de República Dominicana, ese mismo mes viaje a Medellín, Colombia; para realizar el cubrimiento de una hermosa media maratón Corre Mi Tierra. Como es habitual en esta amable ciudad, nos recibió con unos perfectos 22ºC, sin pronóstico de lluvia y sus árboles florecidos, no es de gratis que se ganó el título de la ciudad de la eterna primavera. Yo fuí el primero del equipo en arribar, al día siguiente llegaría de Munich el famoso Don Filipote (Filip) con quién después tomaríamos rumbo hacia tierra Cordobesas en la Argentina; pero eso ya se los contaré más adelante en mi próximo blog; y finalmente el resto del equipo llegaría desde Bogotá.

Sería mi primera vez en que realizaría la fotografía de un evento de atletismo de esta categoría. Ya había tenido la fortuna de estar en los Juegos Mundiales de Cali, Colombia en el 2013 y en los Juegos Panamericanos de Guadalajara, México en el 2011; pero no había estado en las competencias de maratón.

Llegué al centro de convenciones Plaza Mayor, donde era el epicentro del evento y ahí me reuní con Jorge, el organizador y dueño del evento, con su amabilidad, característica común de la los paisas (gentilicio de los nacidos en Medellín), me mostró con detenimiento todo el universo creado para los miles de participantes que estaban esperando con ansias el inicio de la carrera. El despliegue logístico impecable, con distintas categorías, distancias (5km – 10km – 21km)  e inclusive podías participar con tu mejor amigo peludo; lo que la hace uno de los eventos más inclusivos en los que haya podido participar.

A la mañana siguiente salí con Alejandro, el chico que conocía el trazado con lujo de detalle, explicandome como si estuviese en un city tour los rincones de la ciudad, relatando historias, mostrándome esa Medellín que no ves todos los días. Lo que más me impactó fue el pedazo donde se encuentra la cabecera de la pista del aeropuerto Juan Pablo II, ya que a tus espaldas despegaban en una perfecta coordinación, casi coreográfico, los aviones uno tras de otro, envolviendote con el sonido de sus motores y las estelas de aire que dejan al tomar vuelo.

Ya el día del evento con todo el equipo reunido, las cámaras listas y la estrategia afinada nos ubicamos en cada uno de nuestros spots y esperamos que cada uno de los participantes posara ante nuestros lentes. Durante todo el recorrido había distintas bandas, grupos musicales folklóricos, animadores y el público de no faltaba animando con ímpetu a cado uno de los corredores sin importar quien fuese. Solo querían que todos terminaran y que en sus caras se reflejaran enormes sonrisas por lograr la meta.

Una vez llegó el último participante, nos pusimos a cargar el material para tenerlo lo más pronto posible online y nos dirigimos al aeropuerto bajo un carmesí atardecer. Don Filipote quería conocer un poco más de la zona, ya que había venido como Social Event, me dijo que tenia planeado ir a Guatapé, donde está uno de los lagos más representativos del país y que luego quería un poco de caribe con sus playas paradisíacas y la historia que tiene Cartagena de Indias.

written by Alejandro

Kommentar verfassen

Trage deine Daten unten ein oder klicke ein Icon um dich einzuloggen:

WordPress.com-Logo

Du kommentierst mit Deinem WordPress.com-Konto. Abmelden /  Ändern )

Google Foto

Du kommentierst mit Deinem Google-Konto. Abmelden /  Ändern )

Twitter-Bild

Du kommentierst mit Deinem Twitter-Konto. Abmelden /  Ändern )

Facebook-Foto

Du kommentierst mit Deinem Facebook-Konto. Abmelden /  Ändern )

Verbinde mit %s