Volver a Córdoba.

Curiosamente el último viaje que hice en la Argentina antes de regresarme a mi país, fue a Córdoba. Volver después de 8 años, fue como viajar en el tiempo. Una vez terminado el cubrimiento de la maratón Corre Mi Tierra en Medellín, Colombia; con Don Filipote (Filip), nos volvimos a encontrar en el aeropuerto de Bogotá para cada uno tomar un vuelo hacia Córdoba Capital. El mío iba a ser un vuelo de 20 horas con escala en Sao Paulo y Santiago de Chile, previo aterrizar en tan linda ciudad en las montañas, o como me lo explicaron recién llegue la provincia mediterránea (en el medio de la tierra). El vuelo de Don Filipote fue de la mitad del tiempo que el mío, lo que permitió que me recibiera con un auto alquilado y un lindo lugar donde pasar la noche en la capital.

A la mañana siguiente tomamos camino 100 km dirección norte hacia La Cumbre, lugar donde se había pactado el arco de salida de la carrera de MTB más grande de toda américa, Desafío Rio Pinto. Carla, la organizadora del evento, nos había avisado que todo iba a estar colmado de gente. Claro está, con más de 5000 participantes inscritos hasta el momento, más sus familias, aficionados y simpatizantes del ciclismo, se esperaba un gran movimiento por la zona. La Cumbre, es una pequeña ciudad con no más de 8.000 habitantes y que dos veces al año llega una población que duplica su cantidad a respirar ciclismo.

El evento es sin precedentes, todo está muy organizado, con un despliegue logístico, técnico y servicial dinámico. La feria de la bicicleta armada por la organización, tiene presencia de todas las grandes casas, con todos los accesorios, indumentaria, alimentación, soporte e innovación. Acompañado de una feria gastronómica local, es decir, carne argentina de máxima calidad en todos sus formatos, iniciamos este monumental evento.

Tomamos nuestro auto con Don Filipote y nos fuimos a recorrer la pista para armar la estrategia. El desafío al Valle del Rio Pinto tiene 85km en su formato de competencia. Hay un sin número de categorías, entre los Elite y Amateur; La modalidad es MTB XC Marathon y otorga puntaje UCI. Largan en el centro de La cumbre y los competidores ruedan por un falso llano con toboganes hasta llegar a un veloz descenso de 10km topando con el Río Pinto y andando por el valle del mismo. Cruzan el río con el agua hasta las rodillas, pedalean por 60km encontrando vegetación corta, cruces de arroyos, bastante sol y un microclima de efecto invernadero que aumenta la temperatura unos cuantos grados en pocos minutos. En la localidad de San Marcos inicia una escalada de 14km digna de un puerto de alta montaña para recuperar la altura perdida en los descensos. Una vez en la cima se pedalean unos tortuosos 30km con vientos cruzados para volver al mismo punto de donde partió.

Regresamos al hotel donde ya nos esperaban el equipo argentino encabezado por Beto y Pablo, pero que también estaba Rafa, un gran amigo mío, hermano que conocí cuando estuve realizando mis estudios de pregrado en la capital porteña y que compartimos grandes momentos. Con ellos 5 chicos más se sumaron al equipo provenientes de Buenos Aires. Alistamos todos nuestros equipos, ajustamos la estrategia y cenamos abundante ya que la jornada del siguiente día requiere de toda nuestra atención y energía.

Ya el domingo antes que los primeros rayos de sol se asomaran en el firmamento austral, estábamos en el punto 0 para comenzar nuestra labor. Ubicado en mi spot y con mis barreras activadas, una vez paso el primer corredor, nunca dejo de pasar alguno más. Era una constante fila de participantes, quienes vienen a ganar su categoría, otros a mejorar su tiempo del año pasado o ganarle al vecino, hermana, suegro; pero todos con una expresión de amor por lo que están haciendo.

Una vez llegó el último participante a la meta, nos reagrupamos, cargamos las fotos de todos en la laptop y comenzamos el procesamiento de las imágenes. Yo tenía mi vuelo de regreso a primera hora desde Córdoba Capital, por lo que salí muy temprano para tomar el vuelo y pude ver las sierras cordobesas bajo el manto del rocío matutino y un naranja amanecer.

Por

Alejo

Kommentar verfassen

Trage deine Daten unten ein oder klicke ein Icon um dich einzuloggen:

WordPress.com-Logo

Du kommentierst mit Deinem WordPress.com-Konto. Abmelden /  Ändern )

Google Foto

Du kommentierst mit Deinem Google-Konto. Abmelden /  Ändern )

Twitter-Bild

Du kommentierst mit Deinem Twitter-Konto. Abmelden /  Ändern )

Facebook-Foto

Du kommentierst mit Deinem Facebook-Konto. Abmelden /  Ändern )

Verbinde mit %s